Pasaporte a Bangkok. 1er contacto con la ciudad. En Khao San Road, Pad Thai y de postre, escorpión.

Llegamos de noche a Bangkok. Tan sólo eran las siete y largas de la tarde, y en Thailandia ya anochece. Llovía. Apenas lo notamos, al salir del taxi había cesado.  El típico monzón que dura más o menos entre 40 min y una hora, de las 5 a las 6 de la tarde, parecido a una lluvia fuerte de España. Comprobado, todas las tardes lo mismo. Nada hacía que nuestra marcha de turismo se interrumpiera.

32.jpg

El taxi nos dejó cerca de la zona dónde dormíamos, Khao San Road. Una calle muy transitada y animada hasta altas horas de la madrugada. Plagada de carteles luminosos, bares enfrentados con música House y pachangueo, mezclados en un ambiente de Pad Thai, puestos callejeros y felicidad nocturna. Hay puestos de todo tipo, desde comida asiática, pasando por crepes, venta de zumos de frutas o cocos, algunos de carne asada o salchichas de cerdo y arroz muy buenas, y puestos de ropa. Los comerciantes o lo que bien puede ser un relaciones públicas de allí te bombardean a preguntas, tuk tuk? Taxi? Bucket?. Esto último, no es otra cosa que, un cubo, de los de hacer castillos de arena en la playa, que contiene bebida y mucho hielo, que venden a los turistas.

Fuimos a cenar a Magic Food, dónde un simpático camarero y parece que relaciones del bar te hace magia mientras cenas. Dos truquillos de nada, pero su simpatía nos gustó. Aquí empezó nuestro único problema del viaje: comunicarnos en inglés. Hay que tener una cosa clara, y es que hay que hablarles en un inglés básico, y sobre todo no desesperarse. Primer Pad Thai y noodles muy ricos, mezclados o con verdura, pollo, cerdo o gambas. No sé cómo, acabamos comiendo escorpión. En esa misma calle, algunos comerciantes, te venden insectos y otros bichos cocinados, aunque no sea un ingrediente del menú diario de un tailandés. Todo empezó con unos holandeses que teníamos cenando detrás y que probaron varios bichos. Nos animaron a hacer lo mismo y por qué no, a la piscina que nos tiramos.

IMG-20170723-WA0012.jpg

Khao San Road y las dos paralelas contiguas son las calles más fiesteras y seguramente transitadas por la vida nocturna. Si no te gusta la comida asiática o quieres descansar de la misma, también hay un par de macdonnals y cafeterías con productos occidentales en las mismas calles. Hay muchos bares para tomarte cocktails, zumos y smoothies. En muchos de ellos no esperes que los zumos sean naturales.34.jpg Para probar los zumos naturales, sin miedo, mejor los zumos que venden en los puestos callejeros. El de mandarina o mango fue el que más nos gustó.

Hasta las 2 de la madrugada en khao San Road se crea una realidad paralela de felicidad.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s